domingo, 31 de marzo de 2013

HOMENAJE A LA MEMORIA DE ANDRÉS ELOY BLANCO

HOMENAJE A LA MEMORIA DE ANDRÉS ELOY BLANCO
A CIEN AÑOS DE SU NACIMIENTO EN CUMANA
6 DE AGOSTO DE 1896.

       Cuando Andrés Eloy Blanco cumplió cien años de su nacimiento,rindieron un homenaje resaltando algunos párrafos de sus discursos, que en estos momentos en que vivimos nos ayudan a reflexcionar.
       Por otra parte, un grupo de sus amigos y personalidades destacadas se lucieron con sus palabras para alabar y enalecer su vida y obra.
 . Me permito recordar este homenaje y así estaríamos mas cerca del amigo, del poeta, del
 escritor,abogado y del demócrata.
                            EN  EL CONGRESO DE 1939
Es hermoso nuestro parlamento.Si no estuviéramos en él podríamos encontrar las bellezas
que quizás la historia le encuentre.Es por la primera vez que ha venido aquí todo el color local de nuestro pueblo.Esta la juventud en todas sus formas,y esta también el reflejo de esa juventud
batalladora, de esa juventud que ayuda a la Patria; a esa juventud, yo la defiendo, yo la defenderé siempre,porque fue ilustre en el martirio,es honrada en la intención y será un emblema en el corazón de la Patria. Y la defiendo,señores,porque no quiero morir; porque como poeta al fin, si llego a viejo,hasta mi último traspiés quiero darlo  apoyado en una rama verde de mis campos.              .
 Aplausos prolongados.
Los héroes están descansando.La espada les nace del costado,como un río que riega la esperanza de la tierra.Sobre el pecho del soldadito desconocido, la noche de la gran Venezuela prende la condecoración de sus estrellas.Nos toca a nosotros.No puede esperarse homogeneidad; eso seria negar al albedrío.De los múltiples matices, del afán de superarse mutuamente en iniciativas fecundas,se realiza el hermoso estimulo de la lucha política y se rinde,a la postre,una armoniosa  labor de intereses equilibra dos.pero eso no indica que esos sectores hayan  de verse siempre con áspera disposición adversativa.Yo he venido aquí ,y así hemos venido casi todos,a ver corregido nuestro error, cuando erremos,y a ver triunfar la justicia cuando pida nuestra ayuda.

                                                                                            Diputado Andrés Eloy Blanco
                                                                                                         24 Junio 1939
                                                
                                                 COEXISTENCIA DE LA DEMOCRACIA.
Decir que la democracia puede coexistir en un hombre con todos los delitos concebibles, no es correcto.Lo correcto es decir osadamente que la democracia no es recomendable como sistema político o que el individuo en cuestión no es demócrata, se la nombra en su plena limpieza. Cuando  se alaba el demócrata se le describe en su acrisolada integridad aunque viole los intereses generales.Pero cuando se dice al mismo tiempo que un hombre es demócrata aunque robe,que un hombre es demócrata aun que viole los intereses generales,que un hombre es demócrata aunque suplante la voluntad colectiva en el destino de las cosas de todos,entonces, el que eso diga está faltando a la responsabilidad que tiene contraída con el pueblo, en virtud de cual,a trueque del favor, popular,  el está obligado esclarecer las conciencias y nunca oscurecerlas.
Porque confunde a un pueblo el que se diga que un hombre es un buen cristiano y gran soberbio, que una mujer es virtuosa y liviana,que un sacerdote es santo y mujeriego.El pueblo se pregunta:¿Que es,pues , santidad? ¿Que es virtud ? ¿Que es democracia '?  Y cuando los amigos del poder arbitrario,cuando los amantes del peculado, cuando los violadores de la ley aprendan la lección que se les dice que se puede ser demócrata y desbancar el fisco, habrá que ver la clase de democracia que tendrán que  sufrir algunos pueblos, donde el jenízaro, el comisario, el alcahuete y el ladrón, que están allí muy cerca vigentes todavía en la convalecencia de las tiernas naciones,encontrarían la mágica solución de sus escrúpulos.

                                                                                                       Andés Eloy Blanco
                                                                                                             Diario El Universal
                                                                                                              Enero 28 de 1945
                

                                             ANIVERSARIO DE CARABOBO

Es verdad que los muertos hacen a los vivos.Esto se realiza en  Grecia, Homero hace sus héroes:los imitan.Homero ha hecho a Grecia.Pero también es cierto, dolorosamente, que los vivos hacen a los muertos.
A Boliva se le ha hecho siempre a imagen y semejanza de la intención del que lo llama.( aplausos).A mi me complace repetir aquí las palabras que un documento memorable estampara el actual presidente de Venezuela:"He procurado con empeño creciente exaltar el culto a los libertadores,dentro de una orientación nueva, que saliéndose de lo tradicional,constituya un factor de evolución y progreso". Este es Bolívar,visto a través de la buena intención de un hombre.Desgraciadamente,no todos lo han visto así.También hemos visto a los depredadores invocar a Bolívar en sus depredaciones.También hemos visto a los hombres que entraron a saco en nuestra historia montar a Bolívar en el anca de su  caballo saqueador.
Yo no pido que hagamos diez leyes, ni veinte leyes.El numero de leyes no es lo que vale,sino la justicia que ellas contengan.Hagamos tres leyes; pero tres leyes justas,tres leyes hermosas,tres leyes que se parescan al pueblo de Venezuela,tres leyes que contengan la equivalencia de su angustia.Hagamos tres leyes que apacigüen el sueño de los desamparados;tres leyes que hagan entrar a sus casas a los trabajadores de los campos y de las ciudades,para anunciarle a sus hijos:"!Hijos! !Esta naciendo la justicia en tierra del pan amargo y la esperanza dulce!" (Grandes aplausos.El  orador recibe felicitaciones de diputados y senadores)

                                                               
                                                                                                    Diputado Andrés Eloy Blanco
                                                                                                                Junio24,1939

                                                 ANDRÉS  ELOY BLANCO



Era un hombre de fibra y de sal  De sol y de brisas marinas. Llevaba sobre sus hombros  el peso de la patria.Y su voz,da por todos los rumbos del sueño,el santo y seña de los predestinados.Era
un ser hecho de palabras diáfanas y comunicadoras. Por eso todo el mundo se sentía camarada de su sombra resplandeciente y fina,como el acero como la flecha inaugurada y fulgurante.Era
un hombre ,--sangre,huesos,nervios,corazón y piel en vilo--estaban decididamente marcados por los metales mas auténticos de su tierra y de su pueblo. Y en su ser resonaban los ecos de su
tierra.Era un hombre hecho de pasos y de caminos, de dolores  y nostalgias, de recuerdo y memorias.Todo en él se resolvía en puro canteo y en agónica inquietud universal.Porque era hombre de su tiempo,tocado por al angustia cósmica,transido de auténticos y fraternales compromisos.
Era un hombre de claras geografías y de elevadas músicas internas. Y cantaba con su voz  grave y penumbrosa, doliéndose y amando, despertando coplas y senderos, descubriendo imagenes, cabrilleando metáforas insólitas. Su poesía estaba en su sangre, impetuosa y viviente, limpia
hecha perseverante levadura humana y perfecta limpia arquitectura personal.
arquitectura personal. Toda su vida
fue un permanente ejercicio de patria, un singular combate con la oscuridad y una tenaz afirmacion del hombre sobre la heredad terrena.
Era un hombre hecho de claridad y para la claridad.Así le vieron sus amigos mas cercanos,y sus
amistades mas  distantes.Sus hermanos de todos los días y camaradas de todos los tiempos y latitudes.Claridad que se integraba plenamente en una poesía de transparentes y personalismos
signos,olorosa a pueblo,  surcada por el amor y la bondad,por el sueño y la esperanza, por la
serenidad y la ternura,como dulces y torrenciales ríos interiores que nunca cesaron de fluir lo mas puro y fidedigno de su raíz venezolana.



                                                                                                              Pedro Francisco Lizardo.



.... Cuando nos acosa el sectarismo, cuando nos aplasta la soberbia, cuando nos asfixia la
corrupción, nos ensordece la fanfarronada,cuando nos desalienta la demagogia,cuando nos cerca la intriga y cuando nos asquea el servilismo,sabemos que mas allá de tanta podredumbre,
sobrevive tu Venezuela, Andrés Eloy. LA Venezuela inmediatamente posible de tu generosidad de buen samaritano para el duelo y para regocijo  ajeno ; tu modestia que no excluye tu propia valía,pues por la admisión de que uno sirve para algo, empieza la responsabilidad; tu horadez
no necesitó jamás de prueba,como no necesitaba probarse la plata de los viejos fuertes cuando
sobre el mostrador;tu valentía sin alardes;tu sinceridad en el prometer y en el cumplir con la
palabra de hombre por toda garantía; tu dignidad, una forma cotidiana de practicar el principio
de José Martí, en cuanto aquello que en el mundo se necesita un mínimo  de decoro,tanto como de oxigeno, para que puedan respirar las personas honestas.
                                                                                                          
                                                                                                               JOSÉ SANTOS URRIOLA


Garrafalmente equivocados andan quienes afirman, y no eran pocos por cierto, que Andrés Eloy Blanco era tan buen poeta como mal político.Era un gran poeta,si, digo yo,pero también un político de gran estatura y visión extrañaría. Un gran político que promulgo uso en practica
antes que nadie, signa aglutinadora que mas tarde liberaría a nuestro pueblo de sus mas torbos enemigos;un gran político que  de (haberse escuchado y atendido a tiempo sus admoniciones de
unidad y armonía) este país se habría ahorrado muchos años de oprobio, amargura y de muerte.    

                                                                                                             MIGUEL OTERO SILVA



                             
                                                

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada